Translate

jueves, 8 de junio de 2017

P.I.F. - Punto I Final

8 de JUNIO DE 2017

Señoras y señores veterinarios de todo el mundo... el puzzle no cuadra, no es PIF.




ESTE ES EL ÚLTIMO POST QUE VOY A ESCRIBIR SOBRE EL PIF. 

EMPIEZO... POR EL FINAL.




Cuando el único principio es el FIN


CONCLUSIÓN 

¿Y eso por qué? Porque quiero ayudar a salvar gatos poniendo a disposición de los investigadores y de los veterinarios los hallazgos y datos de los que dispongo, pero nunca imaginé que algo "tan sencillo de hacer", podría resultar tan difícil de entender. He conocido la soberbia humana, la prepotencia, las excusas y la impotencia que causa tener que decir: Tal vez no es Pif, PUEDE QUE ESE NO SEA EL DIAGNOSTICO CORRECTO ¿te lo has planteado?. 

Y los dueños que hayan "padecido" esta sin razón con un veterinario que no daba explicaciones, de dudas, de mareos, de gastos inútiles, de abundancia de test y pruebas inconclusas, gatos sin diagnósticos, medicamentos inapropiados, cambios de veterinario ante la impotencia sentida, desconfianza, síntomas inexplicables, frases del tipo: "tú no debes decirme cómo debo tratarlo, yo soy el profesional", "claro, si no te fías y vas mirando internet..." etc. sabrán a qué me refiero. 

Pero debo escribir este post y quiero hacerlo. Se lo debo a todos esos dueños de gatos enfermos que han confiado en mí. A todos los futuros dueños con gatos enfermos y con un diagnóstico "seguro" de Pif. Y por tanto voy a escribirlo.He estado durante tres años ayudando a dueños de gatos ante la convicción de que me encontraba con "casos extraños y muy dispares de una Peritonitis Infecciosa Felina, de un Pif mortal" y ahora puedo decir, con una gran seguridad, que muchos de esos casos no pienso que lo fueran pero, lamentablemente, no existía veterinario capaz de salvarlos, porque no he encontrado, antes esos casos, ningún veterinario que se haya parado a pensar que tal vez todos esos hallazgos que no cuadraban desde un principio con un Pif, significaban que el gato, simplemente, no tenía Pif.

Esto no quiere decir que no existan veterinarios que hayan logrado detectar que el gato no tenía todos los síntomas de un Pif y, por tanto, hayan podido medicarlo adecuadamente, incluso, en ocasiones, salvarlo, tan sólo estoy hablando de una triste mayoría de casos, en distintos países de habla hispana, cuyos dueños me han escrito con un presuntivo diagnóstico de Pif y que, al ir avanzando en el tiempo, (breve tiempo) a pesar de las contradicciones y de los problemas encontrados para seguir encuadrando la enfermedad como un Pif, se han mantenido en ese diagnóstico hasta el desenlace fatal. A ellos me dirijo ahora y a todos esos dueños de gatos que deseen apreciar otro enfoque en esta enfermedad.

____________________________________________________________________

Tal vez este sea, con mucha diferencia, el post más largo y más difícil que haya podido escribir.

Cuando no hay datos de Pif, es porque no hay Pif.
Si esta máxima se cumpliera algunos veterinarios tendrían un problema.

¿Por qué?
Porque para muchos veterinarios detrás de un diagnóstico (posiblemente equivocado) de Pif, ya no hay nada más. No tienen más alternativas "curables". O es Pif... o no sé qué tiene (pero no te lo voy a decir así porque parecería que no controlo de mi profesión y eso es algo inconcebible y que tú no debes pensar jamás).

SOBERBIA HUMANA, LO LLAMAN.

El Pif es una enfermedad que pone a prueba a todo el mundo. Hace años esa es la conclusión que yo saqué, debido a mi experiencia personal en la que se me murieron dos gatitos y quedé completamente exhausta de luchar por ellos. El "verdadero Pif" es una enfermedad mortal, se produce sobre todo en gatos de raza pura, es el 1% de las consultas que acuden a las clínicas, aún no tiene cura, llevan más de 39 años estudiándola, es increíble, casi 40 años con investigaciones y aún nada. 

Casi 40 años, es increíble, ¿verdad?

PUES SÍ. TAN INCREÍBLE... QUE NO ME LO CREO.

Mis primeros gatos Azul Ruso, de pura raza e impecable pedigrí, dieron pruebas concluyentes, firmes, todas las piezas del puzzle encajaban, no había dudas y gracias a ello (gracias a ellos) he podido continuar, desde esa base, ampliando mis estudios sobre los "verdaderos síntomas de esta aislada y poco común enfermedad".

PORQUE CUANDO EL PUZZLE CUADRA NO HAY DUDAS, ES PIF.



Yo no me gasté dinerales en averiguar si mi primera gata, Izka, tenía un Pif. Y tuvo Pif seco, no había líquido pero, aun así, fue concluyente. Por que cuando se trata de un verdadero Pif todo es, tristemente, obvio y concluyente. TODAS las piezas, que posteriormente he estudiado a conciencia, encajaban desde el principio, desde sus primeras síntomas. Y mi segundo gatito, Amur, se contagió de ella, por mi culpa, por subestimar la virulencia de esta enfermedad y desarrolló Pif húmedo y todo fue concluyente, desde el primer momento, también. No hubo dudas.

Y las edades, raza, títulos de coronavirus, analíticas, test, características y circunstancias, todo encajó según el tipo de Pif documentado, identificado y estudiado desde hace años. ¿Por qué? Porque era Pif.

Los diagnósticos equivocados de Pif están interfiriendo con los verdaderos casos de Pif, aumentando las estadísticas y desconcertando aún más los verdaderos datos de un Pif.

Y ASÍ PUEDEN PASAR 100 AÑOS INTENTANDO DESENTRAÑAR LOS VERDADEROS DATOS DE UN PIF., CONFUNDIDOS EN UNA MARAÑA DE DATOS QUE NO SON DE PIF.

Porque un diagnóstico EQUIVOCADO de Pif pone a prueba la PACIENCIA de todo el mundo. 


Hoy en día para mí decir esto tiene un amplio sentido, porque pone a prueba a veterinarios, laboratorios, dueños, gatos, resultados e investigaciones y saca las virtudes de esfuerzo, fortaleza, esperanza y positividad de los dueños y sus gatos y saca los defectos de profesionalidad y errores de información (o de desinformación) del resto.


PONE A PRUEBA AL VETERINARIO

Cuando el gato acude a una clínica con unos síntomas imprecisos que sugieren una infección o enfermedad, el protocolo "casi inamovible" del veterinario es realizar un análisis de sangre y tal vez un proteinograma como primeras pruebas. Si el gato presenta una acusada respiración o hay sospecha de líquido pleural o abdominal una radiografía o ecografía es la primera medida o el complemento a esos análisis.

Y enseguida llegan las conclusiones. Si debido a esa disnea o distensión abdominal, se confirma una ascitis, por ser gato, ya comienzan las sospechas de Pif. En muchos casos, no es sospecha, es, increíblemente una afirmación categórica y con la recomendación de "dormir al gato" para que no sufra.

Lo siguiente: pruebas de analítica y proteinograma, descarte de FIV (Inmunodeficiencia felina, no confundir con el FIP, en inglés, porque sorprendentemente existe veterinarios que lo hacen) y Felv (Leucemia) y quizá prueba de toxoplasmosis, hemobartonella y cultivos de heces o de orina... para "asegurarnos de que es un Pif".

La base, de raíz, ya es equivocada, si vas buscando un Pif... encontrarás un Pif. Porque todo te hará pensar en un Pif. NO ERES OBJETIVO.

Y aquí comienza la sinrazón. Un Pif necesita de unas piezas que se han ido estudiando a lo largo de los años y deben encajar TODAS, pero muchos veterinarios juzgan que con que encajen sólo algunas de esas piezas ya es suficiente. NO LO ES.

UN PUZZLE DEBE ENCAJAR BIEN SUS PIEZAS SI NO NO SERÁ UN PUZZLE SINO UN MONTÓN DE PIEZAS.

Obvian otras piezas que están dando otros datos en otra dirección, sencillamente las ignoran. Se basan en un principio muy extraño pero muy cómodo que dicen abiertamente: "un Pif puede dar cualquier síntoma". Estimados veterinarios de todo el mundo: si eso fuera cierto todas las enfermedades de un gato serían "inicialmente" un Pif. Absurdo.

Y continúa el calvario. Los análisis de sangre hablan de leucocitos altos (leucocitosis) y de neutrofilos altos (neutrofilia) y aunque los neutrófilos afectados son degenerados, segmentados (no propios de Pif), eso no importa. No hablan de linfocitos bajos (linfopenia) ni de unos monocitos altos (monocitosis inicial) estos datos parecen no importarles. Aparece (muy a menudo) valores de glucosa alta o triglicéridos altos, eosinopenia, incluso marcadores hepáticos y renales, pero nada les hace pararse y recapacitar, TODO SEÑALA HACIA UN PIF. Hay líquido, así que se impone la siguiente prueba: analizar ese líquido. Y llegan un tipo de prueba INFALIBLE: el RT-PCR (del inglés Reverse Transcription Polymerase Chain Reaction). El Real Time PCR. Junto con una prueba rápida preliminar que más que ayudar parece que lo empeora todo: el test de Rivalta. 

EL "IRRECONOCIBLE" TEST DE RIVALTA

Conocido, de verdad, por muy pocos es un tipo de test, rápido y barato con el que se sacan las conclusiones más dispares. Palabras como: "Incierto", "no concluyente" y frases como: "no sabría decirte", "creo que es positivo pero no muy positivo", "parece negativo pero eso no significa nada", " no es que sea dudoso pero tengo dudas" son las que les han ido llegando a diferentes dueños. Respuestas "profesionales" y sorprendentes donde las haya.


Los resultados de esta prueba son de lo más variopinto. Hay veterinarios que deben consultar libros y dibujos para interpretarlos, otros dicen que no es concluyente. Otros dicen que parece que sí pero que no lo pueden asegurar. Otros dicen que la gota "al final" se diluye, aunque con forma imprecisa, pero que eso no importa tanto ¿?. En esta vida las imprecisiones dominan el mundo. Muy pocos ofrecen garantías de saber realmente cómo se realiza esta prueba y aseguran resultados con explicaciones convincentes. El resto va ensayando explicaciones, algunas son muy creativas.

Aquí un cuadro que indica claramente el tipo de resultado.







Fuente: http://www.megacor.at/useruploads/images/rivaltafipvetube_gb_es_web.pdf


Tras este test, y ese resultado que al dueño le deja aún más desorientado, sólo hay que esperar la siguiente prueba: el PCR.


PONE A PRUEBA A LOS LABORATORIOS

El fatídico PCR.
Con un PCR o una citología se puede clasificar qué tipo de líquido abdominal o pleural (o ambos) tiene el gato. El drenaje del líquido pleural o abdominal se envía a laboratorio. En una citología es fundamental la capacidad del observador. Llegan los resultados. Trasudado pero no puro, quizá un trasudado modificado. Incluso puede tratarse de un exudado (¿quizá el propio de un Pif?). Y así presentan los resultados algunos laboratorios, (puede que sí, puede que no, no me mojo, no vaya a ser que me equivoque). Bueno, en este sentido yo aconsejaría a los dueños que hicieran lo mismo: "te pago o no te pago, venga, te pago la mitad, no vaya a ser que no me des un resultado fiable". (Nótese la ironía de mi pensamiento entre comillas).

La clasificación de un líquido debe ir acompañada de una valores fijos que no dejen lugar a dudas. Y, en el caso de que exista alguna duda, esta debe quedar también tipificada y explicada en un rango. Pero los resultados que se entregan a los dueños son imprecisos: "trasudado o compatible con trasudado modificado a exudado". Y ¿qué es? porque la gran diferencia de todo es que si es trasudado no es Pif. Si es exudado, sí. Más imprecisiones.

Dejo aquí los datos que identifican claramente el tipo de líquido ante el que nos podemos encontrar:

TRASUDADO
recuento celular: <1000
SG (gravedad específica) <1018
Rivalta: negativo
proteinas <25g/l
Tipo de Neutrófilos: No degenerados

TRASUDADO MODIFICADO
recuento celular: 1000-7000
SG (gravedad específica) 1018- 1025
Rivalta: negativo o dudoso
proteinas 25g/l - 75g/l
Tipo de Neutrófilos: No degenerados


EXUDADO SÉPTICO
recuento celular: >7000
SG (gravedad específica) >1025
Rivalta: positivo
proteínas >30g/l 
Glucosa <30
LDH >200

Tipo de Neutrófilos - Degenerados (segmentados)

EXUDADO NO SÉPTICO (EL PROPIO DE UN PIF)
recuento celular: 1500-2000
SG (gravedad específica) >1030
Rivalta: positivo
proteínas >25g/l - 35g/l
Glucosa <70
LDH >300
Tipo de Neutrófilos - No degenerados (no tóxicos, aumento de los cayados, en banda)

(En el Exudado Séptico el tipo de neutrófilos es mayoritariamente degenerado (segmentados), la dificultad está en que si no han hallado gérmenes en la citología, asumen que es exudado no séptico y ya está el lío montado).

Fuente: (Documentación original y cuadros de consulta para elaborar estos datos en el FipCaregroup.com grupo cerrado para consultas de casos de Pif)

¿Cómo es posible entonces que se pueda dar cómo resultado la posibilidad de ser cualquiera de los tres? El recuento celular y el tipo de neutrófilos lo define claramente, por tanto la clasificación debería ser mucho más estricta y distinguir entre un exudado no séptico, estéril (EL DEL PIF) y un exudado séptico, (con gérmenes), fijándonos en el tipo de neutrófilos que presenta, el recuento celular U otros datos. Son datos que si yo, que no soy nadie, conozco, ¿cómo no los va a conocer un analista de fluidos?.

LA PRUEBA ESTRELLA - EL RT-PCR (DEL LIQUIDO)

El RT-PCR en líquido se ha convertido en la prueba "definitiva". Todos los estudiosos del PIF no dudan en afirmar que, si en esa prueba el resultado es positivo, hay una certeza del 100% de que tu gato tiene PIF. Y si esta prueba está bien hecha por supuesto que es verdad.


PERO, LAMENTABLEMENTE, SE TOMAN COMO POSITIVOS datos no concluyentes. NO ES UNA PRUEBA QUE SE REALICE (O SE INTERPRETE) BIEN.

Para empezar, si se realiza sobre una muestra de sangre o de heces no es concluyente, es una pérdida de tiempo y de dinero porque no puede dar datos fiables. Todo depende de la calidad de muestra, de la zona extraída, del momento, de las medicaciones previas, etc. Aún así muchos veterinarios aconsejan este test y claro, existen dos resultados: 


1. positivo (pero no concluyente, hay que hacer otras pruebas)
2. negativo (pero dudoso por que la muestra podría estar contaminada... o no)


El RT-PCR, en líquido SÍ es esa prueba estrella que nos va a sacar de toda duda, así lo entienden aquellos veterinarios que tienen unos conocimientos sobre Pif mejor orientados y deciden utilizarla para poder llegar a conclusiones.

Pero al llegar los resultados desde el laboratorio la realidad incoherente vuelve a hacer presencia. Positivo a coronavirus felino, negativo en mutaciones, insuficiente muestra. Por debajo del límite de detección para determinar biotipo ¡Ein, espérate! ¿Eso qué significa?

NADA, porque con eso no se puede concluir nada SERIO.


En cualquier cabeza sensata se entiende que si algo es insuficiente se pide más hasta que sea suficiente. Si no se puede establecer un resultado digno no se paga por un resultado mediocre o un no resultado. Importa poco si la deficiencia es de quien extrajo el líquido, de quién lo analizó o del transporte de un lugar a otro o de no poder (o saber) tomar la cantidad necesaria para este test, o incluso de la naturaleza del propio líquido infectado, desde luego de quién no es la culpa es del sacrificado dueño que está pagando religiosamente por una prueba de la que no obtendrá ninguna conclusión seria para saber qué le sucede a su gato.

Y no, del gato tampoco es la culpa.


Si se han establecido unas pruebas que pueden determinar ese biotipo parece de broma que exista la posibilidad de que quizá no y recomendamos enviar otra muestra (y pagar más) para ver si al final te lo puedo decir con más firmeza. También existe la posibilidad de que quizá sí, ¿entonces? ¿Cómo se puede llegar a un diagnóstico fiable con estas conclusiones que llegan desde las pruebas de laboratorio? NO SE PUEDE.

Lo mismo sucede con cultivos y biopsias. No hemos encontrado nada, pero eso no significa que no lo haya. ¿? Recordemos, la capacidad del observador es crucial en estas muestras. Los textos de conclusiones de estas pruebas son para dar de comer aparte, esas son el tipo de frases que "pagamos para que nos las digan". Increíble.

Señores, señoras, esto es un ejemplo de un RT-PCR bien hecho, sin dudas, sin textos añadidos para explicar lo inexplicable. Cuanto hay Pif, hay carga viral, hay mutaciones, hay reacción en las tinciones, hay biotipo. No hay textos imprecisos. Hay un gato con todas las piezas y esta pieza es la definitiva. Claro que esta prueba se hizo en Alemania, ahí lo dejo.


Caso 1




De todos los casos que me han consultado (más de 125 casos, unos 60 con datos) no he visto nunca una prueba con tal claridad de resultados. Escueta, directa, sin ambigüedades. Este extracto corresponde a una prueba hecha en Alemania a un gato que murió de PIF, sin dudas, lógico, el hallazgo de la mutación M1058L corrobora el diagnóstico. 


Caso 2
En este caso al considerar que la calidad de la muestra era satisfactoria los resultados tienen más fiabilidad.


Tipo de prueba RT- PCR
calidad de la muestra: satisfactoria
resultado: positivo
microorganismo: coronavirus felino
sensibilidad de la prueba: 99,9%
especificidad de la prueba; 99,9%
Observaciones: Coronavirus felino mutante: NEGATIVO

Explicación de resultados:

"Un resultado positivo confirma la presencia de un patógeno".

“Un resultado negativo significa: que el patógeno no está presente; que está por debajo del límite de detección; que no es detestable por la PCR actual; o bien que la calidad de la muestra es baja”.

¿Y un resultado positivo en coronavirus pero negativo en mutaciones y sin determinar el biotipo dónde lo encuadramos?

PUES EN EL LIMBO DE LOS RESULTADOS, PORQUE NO QUEDA BIEN DEFINIDO EN NINGÚN SITIO.

Caso 3
En este caso, los veterinarios (TODOS) lo calificaron de 100% positivo a PIF, a pesar del consejo, no se remitió nueva muestra. ¿Motivos? El gato dejó de generar liquido... ¿?
(dos meses después, sin ningún veterinario que quisiera intentar curarlo, el gato volvió a generar líquido y fue dormido)





Caso 4 
En este caso, lo calificaron de positivo, identificando directamente coronavirus felino con Pif ¿? 

Caso 5
En este caso, no pongo el extracto porque da vergüenza. El resultado que regresó aún me impacta. Positivo a coronavirus, mutaciones y biotipo: Pendientes (el gato ya murió, aún siguen esperando...)


(los dueños disponen de los papeles originales que contienen este tipo de informaciones y con el permiso expreso de los laboratorios se pueden remitir a quien los necesite. Yo sólo incluyo aquí, mencionados como casos numerados simplemente, los textos mencionados en sus correos por los dueños con un añadido de los extractos de la información que me consultaron, ante el desconcierto que les producía que "ese" fuera el resultado final de tales análisis)


Y con este tipo de resultados los veterinarios "interpretan": ¡ha dado positivo!, es 100% Pif, ya no hay nada que hacer...

Tras esta frustración, existen veterinarios que para explicar porqué están tan seguros, añaden: es que hay algunos biotipos que no están identificados o clasificados en estos test y por eso no salen. O sea, ¿se trata de jugar a la ruleta rusa para ver si aparecen? Y si no aparecen la frase que más me sorprende en los informes es esta que podéis leer en el extracto del caso 1: presencia insuficiente de partículas... por lo que no se puede descartar Pif. ¿Y por qué no añaden esta?, pero tampoco se puede decir que lo sea, ¿no?. O sea, NO DICEN NADA. Pagamos para que no nos digan nada. ¿Se imaginan ustedes pagar para que les arreglen un coche, decirte que quizá sea una pieza que no lo pueden asegurar pero que tampoco lo pueden descartar y que prueben a seguir con el coche a ver si en una de esas anda o se rompe? ¿Cómo llamaríamos a ese profesional? INEPTO, ¿verdad? No pedimos que nos curen al gato si al final es algo mortal, pedimos que miren, analicen, se aseguren y lleguen a conclusiones serias para que nos digan lo que tiene, POR LO QUE LES PAGAMOS. Y si no lo saben determinar o esas pruebas realmente no son tan infalibles ni pueden asegurar nada, moralmente, no deberían proponerlas, ni cobrar por ellas como si fueran pruebas definitivas. Ni mucho menos diagnosticar y empezar tratamiento en base "a lo que parece que sucede ya que no se puede descartar". Es completamente frustrante y absurdo.

Y ahí siguen los abnegados dueños intentando que alguien les ayude con la salud de su gato. Porque el gatito (aún) no muere... y los veterinarios no saben porqué (y, eso sí, a esas alturas, algunos ya hasta lo dicen abiertamente).

Y como no hay respuestas ni diagnóstico sobre el que basarse y el gato sigue decayendo, desesperados, confusos, pero aún esperanzados, cambian de veterinario.

PONE A PRUEBA A LOS DUEÑOS

Cambio de veterinario y comienzo de nuevo calvario.

Hay una máxima en el mundo veterinario del todo absurda pero económicamente muy conveniente que viene a decir: "yo solo me fío de mis propias pruebas". Así que da igual que tú le hayas hecho a tu gato las más completas y costosas pruebas en los mejores laboratorios. NADIE, de nuevas, te va a querer tratar a un gato en base a ellas, NECESITAN hacer sus propias pruebas, es decir, volver a estresar al animal, volver a hacerle al dueño que se gaste su dinero para volver a obtener ¿similares resultados?, pero más propios, con factura propia. Nuevamente, absurdo.

La "gracia" (más bien desgracia) en todo esto es que como mientras tanto nadie está intentando curar al gato y el gato ya ha estado sometido a diferentes tratamientos NADA de lo que salga en esos nuevos análisis debería servir, porque puede estar condicionado por las medicaciones o los tratamientos anteriores, por los que, en muchas ocasiones ni pregunta por ellos el nuevo veterinario, más el añadido de estrés del gato en un sitio extraño, etc. Pero ESO NO SE TIENE EN CUENTA. Así que los siguientes resultados son aún más desalentadores para el dueño y mucho más confusos en valores.


Y continúa el (nuevo) calvario. Si le medicaban con algo ahora se lo cambian, no están pensando si eso puede ser contraproducente para el animal o la carga de nuevos antibióticos producirá, por la mezcla, nuevos síntomas o rechazos o estrés, simplemente le dan otro medicamento o le aumentan la dosis de uno que le estaban dando como quien trata de arreglar un pinchazo metiendo más aire a la rueda. Absurdo, de nuevo.

PONE A PRUEBA A LOS GATOS

¿y qué está pasando mientras tanto en el cuerpo del gato?

Como nadie se ha preocupado en entender si realmente estos síntomas eran los propios del Pif y el gato ya ha sido sentenciado, los córticos están anulando cada vez más su respuesta para poder defenderse. Cada vez tiene su albumina más baja,(daños en el hígado) cada vez come menos, cada vez se debilita más. Los órganos más atacados son el hígado, los riñones y el intestino. Los gatos que hayan experimentado ya varios tratamientos tienen en su interior un cóctel explosivo de medicaciones y solo es cuestión de tiempo que salga por algún lado. Si tiene daños en su hígado, saldrá a través de él, (ictericia, mucosas amarillas, hepatitis, colangitis, fallo hépático) si le ha afectado los riñones desembocará en un fallo renal, normalmente previo a unas convulsiones (el gato bebe mucho agua, los niveles de Bun y Creatinina suben, hace mucho pis); si el gato tiene ascitis pleural o abdominal o ambas, esto dará lugar a un síntoma angustioso como es la presentación de una disnea que le impide respirar bien o un abultado abdomen y un hinchamiento en el que parece que el gato va a explotar. Si además se les están administrando córticos "reduciendo la dosis poco a poco", puede desarrollar Cushing. Si además se han realizado otro tipo de pruebas, ecografías, cultivos, etc., el nivel de estrés del gato estará en las nubes y cualquier nuevo hemograma o proteinograma "de control" no tiene validez, porque podrían aparecer signos de leucograma de estrés que no serán tenidos en cuenta o se dispararán otros valores que se activan simplemente por estrés, pero claro... como el gato tiene Pif, nadie pensará que no sea debido a ello.

Y el gato seguirá en ese viacrucis por el que también atraviesa el dueño hasta que su cuerpo ya no puede más o hasta que genere un síntoma lo suficientemente alarmante como para que el dueño tome una dolorosa y lógica decisión, terminar con su sufrimiento.


PONE A PRUEBA LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS

Por supuesto el tratamiento "para intentar pasar el tiempo", SIEMPRE incluye glucocorticoides (prednisona, prednisolona, metil prednisolona, etc), es decir, anulación del sistema inmunitario. Las defensas del gato se paralizan. Y el gato sigue cayendo en picado. He llegado a pensar, (opinión personal basada sólo en la insistencia con este tipo de medicación) si no habrá una comisión extra por recetar corticoides, porque parece ser el medicamento panacea para toda aquella enfermedad  que no se sepa qué es. "empieza con Dacortin, estilsona, urbasón, etc y ya vamos viendo...". Y nadie se para a pensar lo dañino que es recetar estas medicaciones para un enfermedad equivocada. Por ejemplo, si el gato tuviera una parasitosis, los córticos son perjudiciales. Los córticos producen latidos irregulares. Provocan más sed, así que hacen orinar más y, por tanto, trabajar más el riñón del gato. Los córticos bajan los eosinófilos y si lo que hay es una infección bacteriana dejan paso libre a las bacterias que infectan a sus anchas. Los glucorticoides, los corticoides, los tantas veces recetados córticos, no curan un PIF. Y como además para dejar de darlos hay que hacerlo despacio, le condenan al gato a "esperar" un tiempo que no tiene, para intentar medicarlo de algo que posiblemente tenga. Impotencia y frustración tratar de hacer ver algo tan simple (tanto a un dueño como al veterinario).


Afortunadamente, cada vez más, los veterinarios se piensan más eso de darles córticos a los gatos.

Aquí dejo un enlace sobre los efectos adversos en humanos que ayudará a entender el porqué deben ser administrados con tanto cuidado. La única documentación que he podido leer con respecto a los gatos es que los "corticoides los toleran bien". Sí, nuestros gatos tienen una fortaleza e infinita paciencia para todo lo que decidimos que les viene bien... ¡qué ni el Santo Job!

(Ver Diapositiva 29) - https://es.slideshare.net/elalemede/glucocorticoides-2010-7621816

Señores, señoras, los corticoides inhiben el sistema inmunitario: Al gato con “Pif verdadero”, es decir con una infección viral real, le otorgan una calma "temporal" durante la cual hay más apetito y más vitalidad. Pero es FICTICIO. Sólo dura un tiempo, muy corto, luego el animal decae, se le aumenta la dosis de córticos y al no responder se le duerme. Es decir, si el gato tiene Pif los córticos le dan una o dos semanas más de vida (en el mejor de los casos, que puede ser... un caso entre mil).

Pero ¿qué sucede si lo que tiene el gato no es Pif?

Ante tal cantidad de casos que me han escrito debo decir, honestamente, que estoy bastante convencida de que los corticoides a un gato con diagnóstico equivocado de Pif, le vienen fatal desde el primer día. No hay recuperación espontánea de una semana ni nada así. En contra de lo que muchos dueños creen, (porque no se les explica con claridad o porque no desean creerlo), los corticoides no se recetan para intentar salvarlo, sólo para intentar "que el animal no sufra lo que parece ser que está sufriendo hasta que llegue el final", hasta su desenlace fatal. Pero todo en base a unos datos imprecisos, mucho desconocimiento de la verdadera cara de esta enfermedad y mucha prepotencia en un diagnóstico de PIF tan precipitado por su parte. Es lo que hay.

El gato, finalmente, sin poder luchar con su sistema inmunitario y dando cada vez valores más ajustados al puzzle del Pif, no remonta y es dormido. Y ustedes, señoras y señores veterinarios, tenían razón. Era Pif... porque fue mortal.


PERO EL PUZZLE DEL PIF NO LES HA ENCAJADO EN NINGÚN MOMENTO.

¿Cómo no va a ser mortal una enfermedad infecciosa contra la que nadie lucha?, ni siquiera puede hacerlo el pobre gato.

Pero se les olvida un pequeñísimo detalle. Cuando el gato apareció en la primera consulta no tenía TODOS los datos de Pif. Y sin TODOS los datos de Pif, no había Pif inicial. Entonces ¿cómo es posible desarrollar un Pif... si no hay datos de Pif? 

La respuesta es muy sencilla y tan obvia que asusta bastante que nadie se lo cuestione.
Tras unas medicaciones (por dar un diagnóstico precipitado de Pif, cuando no hay datos "firmes" de Pif), "de repente" curiosamente, empieza ya a haber, en nuevos análisis, datos que SÍ sugieren un Pif... y yo me pregunto: ¿por qué a nadie se le ocurre pensar que son esas propias medicaciones las que están generando esos nuevos datos?. PUES NI IDEA DE PORQUÉ A NADIE SE LE OCURRE ALGO TAN OBVIO.

Ante un diagnóstico no concluyente, porque no hay pruebas serias y firmes que lo concluyan, simplemente se trata de jugar "a ver si acierto". Lo más penoso es que cuando un medicamento le viene mal a un gato o no le hace nada en dos días máximo queda clarísimo que es perjudicial o inútil y aun así, cuando el dueño acude a la consulta  para indicar que no parece que ese medicamento esté viniendo bien a su gato, ¡le aumentan la dosis!, o le dan otro del mismo tipo aduciendo que tal vez sean los excipientes de ese en concreto que le vienen mal y NO SE PLANTEAN que tal vez, por NO TENER PIF, lo que le venga mal es PRECISAMENTE ese tipo de medicamento y no deberían darlo. Otra absurdez.

Y continúa el viacrucis, un tercer, cuarto veterinario ¿quizá?, (no estoy exagerando), más pruebas, más gasto. Cultivos, citologías, pruebas de heces y orina, nuevas ecografías, nuevos análisis, el gato "aún" no se muere así que... hay que seguir "probando". Negativo a Hemobartonella pero… podría tenerla ¿eh?, no hombre no, si ha salido negativo...


ERROR. Pues tal vez sí. De nuevo, imprecisiones de los laboratorios en sus conclusiones, como podéis observar en este texto que me mencionó un dueño ante una prueba que le hicieron de Hemobartonella a su gato:


HEMOBARTONELLA - NEGATIVO

"De todas maneras los resultados negativos pueden ser debidos a antibioterapias previas o cargas de organismo demasiado bajas para su detección".

Es decir, otro puede que sí, puede que no. (porque el gato, fijo que un antibiótico "de amplio espectro" le han dado)

Y un dueño recuerdo que me preguntaba: pero ¿es entonces negativo o puede tener aún hemobartonella? No supe ni qué contestar. Tengo el caso de una persona que hizo TRES pruebas de Hemobartonella, dos negativas, la tercera fue positiva. El gato tenía Hemobartonella, por fin un diagnóstico...administración de doxicilina... y el gato vive.
la posibilidad de que un dueño decida hacer TRES pruebas para tener un resultado fiable y que un veterinario ACEPTE hacer tres pruebas iguales es... ¿ínfima?.

La frase favorita de un veterinario es. "es que si ya estás dudando de mi profesionalidad al hacer una pruebaaaaa"... (con la a lo suficientemente larga como para incomodar al dueño)

Con tales resultados tan imprecisos lo único que cabe preguntarse es:
¿Cuánto dinero debo gastarme y cuántas pruebas del mismo tipo debo hacerle al animal para llegar a tener unas conclusiones que sean firmes y seguras?. No hay respuesta.

Más frustración, los dueños ya no saben que pensar. Puede ser Pif, todos me dicen que es Pif, pero... yo aún lo veo con ánimo, algunos datos no parecen de Pif, ya no tiene fiebre, le están saliendo los dientes, le veo con más vitalidad, no es tá tan torpe, lo del ojo lo curó, no está tan amarillo, lleva días sin fiebre, ¿podría salvarse?

PONE A PRUEBA LOS RESULTADOS

Se realizan (y pagan) nuevos análisis. Estos análisis, curiosamente, ya encajan mucho más en los datos de un Pif así que la sentencia final se acerca. Ahora ya la A/G está muy baja, (dato de Pif), los linfocitos bajan, (dato de Pif), los monocitos aumentan, (dato de Pif), la albúmina está por los suelos y hay anemia (pero ahora ya es NO regenerativa, la médula ha dejado de funcionar). Los neutrofilos altos que antes eran los degenerativos, ahora "curiosamente" son los cayados, los neutrófilos en banda (dato de pif). TODOS SON DATOS DE PIF. Todo lo que antes no había ahora lo hay. AHORA todo encaja.

tal vez alguna pieza aún se resista, quizá la anemia sea regenerativa, quizá haya indicios de que la médula funciona... ¿pero qué es un solo dato contra todos los que ahora ya demuestran que es un PIF? NADA. 

(o todo)

Porque se olvida algo fundamental...
PARA QUE EL PUZZLE QUEDE CASI COMPLETO... TAL VEZ, SE HIZO TRAMPA.

No se tiene en cuenta la evolución lógica de todo. Si algún veterinario, un poco más sensato, sospecha que tal vez haya datos que sugieren más una parásitosis, una infección fúngica, mycoplasmas o bacterias, tiene que ser un daño secundario, la enfermedad principal TIENE QUE SER EL PIF, de lo que se va morir, porque se va a morir, sí o sí.

Ante la impotencia de no poder asegurarles un 100% esta enfermedad, es decir, sin un diagnóstico claro o sin diagnóstico "todavía" debido a que ciertas piezas están encajadas a la fuerza, los dueños ya no saben por dónde tirar, se encuentran completamente desprotegidos y sin ninguna certeza, solo quieren que su animal se recupere pero ya lo han sentenciado y sólo cabe esperar. Y los veterinarios se suman a esa espera. Como el gato no termina de morir se oyen frases de este tipo: "a ver si es de ese 1% que se vuelve resistente". "A ver si sale de esta", "tú sigue con el tratamiento que nunca se sabe". "Nos vemos en 15 días". Señores, señoras, sean honestos, si verdaderamente creían que era un Pif, no hay cura, no hay tratamiento de cura, el gato se va a morir, ¿a qué hacerle más pruebas? ¿A qué más tratamientos, visitas de "control" y más gastos? Ustedes han recetado un medicamento paliativo, no están intentando curar... los milagros de salvación necesitan de esperanza, de voluntad para salvar, en ustedes ya no la hay. Lo único que sucede... es que, dejan pasar el tiempo... porque no tienen la completa seguridad de NADA.

Los más honestos, creyendo realmente que aunque no encajen todas las pruebas, el gato tiene que tener sí o sí Pif, aconsejan al dueño dormir a su gato para que descanse. (Quiero pensar que ese consejo en todos los casos que me lo han comentado ha sido altruista y no sustentado por el propio cansancio del veterinario de tener que utilizar SU tiempo en hablar con el dueño de un gato moribundo "que, total, se va a morir"). Muchos dueños cansados de no ver soluciones y ver que su gato no está bien o ha empeorado acceden. Nadie quiere que un animal sufra, el argumento del sufrimiento es demoledor para cualquiera. 

Y eso me consta, aunque he podido apreciar mucha desidia en algunos veterinarios, nunca me ha llegado un caso en el que, conscientemente un veterinario haya hecho algo para que un animal sufriera más. La muerte ha sido digna o al menos han tratado de que lo sea y los tratamientos aplicados, equivocados o no, torpes o no, nunca se han hecho con ánimo de causar ningún daño.

Es que un veterinario, ante una enfermedad, es necesario... siempre que sea un buen veterinario.

Pero he de añadir algo: tampoco he escuchado a ningún dueño cuyo veterinario le haya dicho: oye, no tengo ni idea de lo que tiene tu gato, te has gastado un montón de dinero pero ninguna de las pruebas que le has hecho confirma nada, sólo queda esperar a que muera o dormirle porque soy incapaz de averiguarlo.

Y esa es la verdad. No existe ese resultado firme y maravilloso, solo inoperancia, comodidad, frustración, cansancio o mucha soberbia para no afrontar la verdad.

Y como tampoco hay tratamiento firme ni "mágico" para intentar salvarlo, como los tratamientos estándar no funcionan, el veterinario concluye que es mejor dormirlo para que no sufra y los dueños, completamente abatidos e impotentes deciden poner fin al sufrimiento de su querido animal y lo duermen. El dueño (y el gato) siempre son los últimos en tirar la toalla y muchas veces no advierten que a su alrededor hacía ya tiempo que los demás habían dejado de luchar.

Otro caso de Pif (mortal) y en los pasillos del veterinario se puede escuchar: cómo están aumentando últimamente...

Y llega el momento final.

Sin diagnóstico, con más de 500 euros gastados (como poco) en todo tipo de intentos, pruebas, medicamentos, alimentos, etc y con resultados más que decepcionantes, el gato no se "cura", así que es mejor dormirlo. Y los dueños, con toda esperanza ya perdida y con la única certeza de que "nadie" puede curarlo deciden darle descanso (si antes el pobre animal no aguanta las fuerzas y muere mientras aún se discute su diagnóstico).

Y aquí llega la parte más dolorosa y que causa más impotencia. Si lo incineran, el dolor queda en el recuerdo, murió de Pif, uno más, ¡cuántos hay!, espero que no se contagie a otros que tengo en casa, creo que es una enfermedad muy contagiosa. O, en otros casos, esperaré un tiempo para poder tener otro animal en casa. O en otros, no quiero volver a tener que pasar por algo así.

Pero ¿y si deciden además averiguar qué fue lo que realmente le pasó a su gato?

Impensable. La cantidad de dinero que piden por "averiguarlo" es moralmente indecente.

Y ante unos precios que rondan unos 600€ para un informe final y definitivo ¿quién se atreve a hacer, después de su muerte, unas pruebas tan caras?? Nadie... o casi nadie.

PONE A PRUEBA LOS RESULTADOS POST MORTEM

Cuando alguien puede económicamente (que no es fácil) y quiere saber emocionalmente (que es más difícil aún), sea como sea y traspasando todo su dolor, qué le pasó a su gato sucede esto:  se pide necropsia/histopatología, biopsias de tejidos y/o inmunohistoquímica. Y con todo ello el dueño cree que esas son las pruebas definitivas para averiguar lo que nadie le ha podido decir en vida de su gato: ¿Sí?

Pues NO. Sólo si hacen bien. Volvemos, más dolorosamente si cabe, al principio.

De nuevo existe la posibilidad de que los resultados que lleguen sean ¿absurdos?

El gasto final que supone "saber qué tuvo tu gato" se une a más imprecisiones en la petición de pruebas, en la conservación del cuerpo, de órganos, de los tejidos, en la fiabilidad de dichas pruebas, en la calidad del observador, del laboratorio, del veterinario que hace el informe, en la entrega de resultados. Y tras un desembolso de más de 600€ euros añadidos tan solo para este proceso final, (incineración aparte) el texto que resumen todo un tiempo de sacrificio, tensión, dolor, frustración e impotencia queda resumido en frases como: "se observan lesiones inflamatorias compatibles con la peritonitis infecciosa felina". U otro tipo de frases: lesiones tipícas de vasculitis y piogranulomas están presentes y se asocian directamente con una posible enfermedad infecciosa como es la Peritonitis Infecciosa Felina.

O conjunción de astros en el Universo en el momento de tomar la muestra ¿no creen?, porque... ¿saben ustedes la cantidad de enfermedades que se pueden asociar a vasculitis o a granulomas? ¿Qué diferencia hay entonces con respecto al PIF?

Eso es decir NADA, no llegar a nada y pagar por nada (de nuevo). ¿Compatible?, ¿posible?, ¿no descartable? ¿SUSCEPTIBLE?  no se pueden utilizar frases más diplomáticas e imprecisas que las que me han podido mencionar algunos dueños de las necropsias que han recibido. Y quién tenga en su casa una necropsia y la vuelva a leer comprenderá que, en realidad, no le han asegurado nada.

Yo no digo que haya que dar siempre un resultado seguro, todo depende de muchas circunstancias, pero pagar una elevada cantidad de dinero por que entreguen un texto que desde su redacción ya está indicando que "no aseguran nada" me parece deshonesto. A nadie se le paga BIEN por un trabajo lleno de "incertidumbres".

El texto que yo recuerdo de un necropsia en concreto venía a decir algo así:
los hallazgos se asocian en forma primera a Peritonitis infecciosa felina (PiF). Si embargo, a petición, se han realizado nuevos cortes observando una colangitis mixta. No se puede descartar, por tanto, una colangiohepatitis linfocítica felina de grado I.

¿en forma primera es una cosa... pero no se puede descartar otra?


Y lo más triste e impotente para mí es que el dueño me escribe diciéndome esta información final y definitiva para preguntarme: pero... ¿finalmente tenía Pif? 

LA PRUEBA DEFINITIVA - LA INMUNOHISTOQUÍMICA

La aparición del virus mutado en la tinción de macrófagos en los tejidos es la prueba irrefutable. ¿Por qué? pues porque encontrar el virus mutado es lo UNICO que confirma que el animal ha estado luchando verdaderamente contra esta enfermedad mortal, el PIF. El coronavirus mutado, el Fecv mutado a FCoV dentro de su cuerpo, es la señal de que había una infección viral mortal avanzando.

Y sobre esta prueba sólo me queda decir una cosa: es tan escasa, tan sumamente escasa que en el único caso del que he podido tener conocimiento, el propio veterinario le pidió a los dueños que le especificasen exactamente cómo pedir esa prueba. ¿? A una dueños abatidos, exhaustos de intentar salvar a su ser querido se les pedía que supieran de histopatologías y terminología veterinaria para indicar qué querían... Los resultados, tras un desembolso importante de dinero y mucha frustración e insensibilidad en la manera en que fueron tratados por el veterinario fueron: no se observan células positivas, no obstante, la autolisis de los tejidos puede haber alterado la prueba...

Pagaron más de 200€ sólo por un texto final de máximo cuatro líneas, sin fotos, sin observaciones, sin nada más. Sin comentarios.

(he leído otra hispatología en la que pagaron 600 dólares: Pero, al menos, la conclusión fue el PIF como causa de la enfermedad)

"the positive inmunohistochemical staining in the lung and kidney confirm Feline Infectious Peritonitis as the cause of disease in this case".
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PONE A PRUEBA LOS HALLAZGOS DE LOS INVESTIGADORES

Esta es, con mucho, la parte más frustrante de todo esto.
Desde que yo inicié mis estudios, he dado por ciertos muchos de los datos que he ido encontrando en cuadros, tesis, estudios, publicaciones emitidas por prestigiosos estudiosos y veterinarios con amplios conocimientos sobre esta enfermedad. De esos que llevan más de 30 años estudiando...

Y nunca se me ha ocurrido poner en entredicho lo que iba descubriendo, hasta ahora, hasta que la realidad de una gran cantidad de casos se ha impuesto finalmente.

Uno de los valores que más equivocaciones provoca es la A/G.

Desde que comencé a estudiarla los investigadores la han ido variando, porque debe ser que a ellos tampoco les cuadra mucho.

Cuando este valor, (la relación entre la Albúmina y las Globulinas) está por debajo del 0,8 (actualmente para mayor certeza se sitúa por debajo de 0,4), inmediatamente saltan todas las alarmas y comienza a sospecharse de un Pif. Pero, incomprensiblemente importa poco si se ha llegado a este dato por una bajada brutal de albúmina, por una subida de proteínas totales o de las propias globulinas o por una mezcla de ambas, si la A/G es menor de 0,8 muchos veterinarios ya piensan en PIF. En algunos casos, más sangrantes, aunque la A/G sea de 1.0 (dato que descarta PIF), también lo piensan.

Sólo cuando las globulinas y las proteínas totales suben mucho y la albumina se mantiene en límites inferiores debería tenerse en cuenta este valor. PERO HAGAN MATEMÁTICAS.
Un ratio de A/G es un cociente, y un cociente se puede producir de varias formas.

Pero lo que no parece advertir nadie es que una A/G de 1.0 (que significa que no hay Pif), puede terminar en una A/G de 0,2 (que significa que es un Pif).

Y este dato no va bajando en los siguientes análisis "de control" porque sí: Baja sólo por dos motivos.
- O estamos ante un Pif "raro"
- O estamos ante una medicación equivocada.

La navaja de Ockham, señores y señoras, la navaja de Ockham. La explicación más sencilla es la más probable.

Si estuviéramos ante un Pif, la A/G no hubiera dado como primer valor un 1.0, sino, muy probablemente un 0,6 o menos. Y esto ¿por qué? pues porque cuando en un gato comienzan a apreciarse los síntomas de un Pif, la albúmina ya se encuentra baja, la mutación ya se ha producido, los macrófagos se están infectando o se está produciendo la vasculitis, el gato ya está dejando de comer o muestra más apatía o un comportamiento extraño, se esconde o ha adelgazado "de repente", tiene fiebre o presenta líquido pleural o abdominal. Y cuando todos esos síntomas son debidos a un Pif, los datos de analítica lo corroboran, lo refuerzan, no lo contradicen.

Y este uno de los errores que más se está llevando a los gatos: que no se tiene en cuenta ese detalle, cómo se llega al ratio de la A/G. Si en un primer análisis el ratio A/G da 1.0 y en un segundo análisis ya da 0,6, el veterinario concluye: es un Pif y punto FINAL. Por el camino se queda un detalle crucial. ¿Qué ha sucedido en ese tiempo entre el 1.0 y el 0,6? Pues que el gato ha sido medicado, la mayoría de las veces con corticoides, (porque claramente ya se veía que era un Pif, a juicio del veterinario, claro).

Todo es frustrante, porque nada tiene sentido y tratar de hacer ver que es muy probable que la propia medicación recetada esté alterando esos valores que terminan indicando Pif, es una tarea muy difícil. Así que, finalmente, el veterinario siempre tiene razón: con una A/G de 0,2, una anemia que no existía pero que ahora está presente, un hematocrito por los suelos, unos monocitos que estando a cero ahora ya andan por el 2 ó 3% y hablan de ese tipo de infección de macrófagos que se ha vuelto crónica, un trasudado o trasudado modificado que tal vez sugería otro daño pero que como también podía ser exudado tiene que terminar siendo el exudado propio de un Pif, el veterinario tenía razón, desde el principio, claro: era un Pif.

Y así todo queda en un caso más de Pif. ¿Cada vez más casos de Pif? 


No señoras ni señores veterinarios, cada vez más equivocaciones de diagnóstico... ¿tal vez?.

O puede que sí, o puede que no (por contaminación mental de mis muestras... (nótese la ironía)



*****

CONCLUSIÓN FINAL

Llego al final del camino en esta lucha contra el Pif, porque es inevitable parar aquí y dejar que el destino actúe como deba hacerlo. Yo ya no puedo ayudar más. Yo no soy veterinario, yo no diagnostico, yo no doy tratamientos y estos últimos meses he visto como se han marchado gatos que, sin tener síntomas iniciales de Pif, han muerto como si fueran casos de Pif, debido a que ningún veterinario ha sido capaz de pararse a pensar: tal vez no sea Pif. tal vez haya que cuestionarse los datos desde otro enfoque. Tal vez nos estamos equivocando. Tal vez por ello llevan más de 30 años estudiando una enfermedad que no termina de encuadrarse y que desarrolla cada vez más datos diferentes, más biotipos no clasificables. Tal vez, al igual que se está estudiando en los humanos, existan bacterias, compartidas entre humanos y animales que tengan un comportamiento viral, que se salten los detectores creados para enfermedades bacterianas, no sólo que resistan antibióticos sino que también se vuelvan más agresivas contra ellos, infecten más hasta que terminen matando. Sólo, tal vez.

Si algo de lo que aquí he expuesto debe ser rebatido o puesto en cuarentena por algún veterinario o estudioso de esta enfermedad, estaré encantada de que me corrijan datos y de aportar los que tengo, incluidas las fuentes de las que los he tomado, (previo consentimiento de los laboratorios, los veterinarios que trataron ese caso, los estudiosos que elaboraron esos cuadros y, por supuesto, del propio dueño). 

No deseo caer en intrusismo profesional, los veterinario son ustedes, los que deben saber qué diagnóstico dar son ustedes, los laboratorios que hacen las pruebas son los de ustedes, los que deben poner tratamientos acertados son ustedes. Yo sólo he sido una estudiosa más de una terrible enfermedad que tras sólo tres años y medio después de iniciar sus estudios concluye que existen muchos casos tipificados como Pif que cree firmemente que no lo son. Y aporta datos, CON VALORES OBJETICOS, pruebas, situaciones, reflexiones y CONCLUSIONES QUE DESPUÉS DE CASI 40 AÑOS NO HE LEÍDO EN NINGUNA PARTE.

PENSAMIENTO PERSONAL QUE ME HA LLEVADO A TOMAR ESTA DECISIÓN DE TERMINAR ESTE BLOG DE ESTUDIOS SOBRE EL PIF (Y SUS DIAGNOSTICOS EQUIVOCADOS)


Este es mi último post en este blog. El motivo es sencillo, han sido muchos días y muchas noches de preocupación, de ayuda desinteresada, de búsqueda de una verdad, de una posibilidad, de muchos intentos y de mucha esperanza, tratando de encontrar soluciones, escuchando la desorientación de los dueños, frustrándome o temblando de miedo con cada nueva propuesta "para intentar salvarlo", con extensas explicaciones para que un dueño comprendiera lo nocivos que son los córticos ante un diagnóstico equivocado. Aceptando que no me creyeran. He llorado por la muerte de muchos animales. He hecho "amigos de escritos temporales", es inevitable, de correos o mensajes de los que perdura un grato recuerdo que se va diluyendo con el paso del tiempo (también es inevitable) y con el dolor de no haber sido capaz de poder ayudar más. Mucha buena gente ha pasado por mi vida ofreciéndome de todo para que le ayudara a curar a su gato. Tengo ofrecimiento de casas, de bienvenidas a su país y de amistad en muchas partes del mundo. Yo no he aceptado NUNCA nada. Porque mi objetivo sólo era ayudar, apoyar, estar en ese mal momento, tratar de aportar información y luz para que los dueños tomaran mejores decisiones, enfocaran mejor las pruebas, dar aliento y esperanza cuando creía firmemente que existía una posibilidad y, en muchísimos casos no lo he conseguido y han desaparecido de mi vida, tal como llegaron, de repente. Y ha dolido la intensidad del intento con la rapidez de su ausencia. Pero comprendo perfectamente cada una de sus decisiones, respeto su dolor al recuerdo y su distancia y solo me queda en el corazón agradecimiento hacia esas personas por haber confiado (o intentado confiar) en mis palabras.

No se puede luchar, a solas, contra gigantes.


Llegados a este punto he comprendido que no se puede estar luchando toda la vida contra un mismo ¿enemigo? ni poniendo el alma en un empeño que debe empezar a "sanar" desde la misma base, porque la factura emocional y física personal que se paga es la más grande.


MENSAJE PARA DUEÑOS DE GATOS

A partir de ahora si alguien me escribe para "intentar salvar a su gato" le remitiré a este post: http://gatospif.blogspot.com.es/2017/06/si-mi-gato-tuviera-un-diagnostico-de-pif.html para que valore si realmente su veterinario es conocedor de los datos reales de esta enfermedad y está intentado salvar a su gato, para que no haga pruebas innecesarias, (y por tanto no se gaste dinerales), para que no le de medicamentos paliativos (corticoides) sin tener la certeza de un diagnóstico y para que tenga esa oportunidad de intentar "salvarlo" que otros no han tenido.

MENSAJE PARA VETERINARIOS Y ESTUDIOSOS DEL PIF


Ojalá algún día algún veterinario, algún estudioso, decida plantearse otro enfoque en los diagnósticos sobre esta enfermedad, investigar más estos datos con los que he ido salpicando este blog, o incluso rectificarlos para mejorarlos y conseguir extraer unas conclusiones tendentes a ayudar a salvar a los felinos, ojalá alguien con mucho más amor a su profesión que a su propia estima profesional o soberbia quiera revisar todos los datos aquí expuestos y sacar conclusiones y sospechas e iniciar un nuevo camino, más correcto o, al menos, más humilde, menos precipitado.

Si algún veterinario ha llegado hasta aquí en este post sólo caben dos formas de afrontarlo:


1.- o creer que existe una posibilidad de equivocación en los datos actuales que se manejan para el diagnostico de un Pif


2.- o mosquearse conmigo y despreciar este último post o todo el blog creyendo que solo son "pensamientos de una mujer a la que se le murieron dos gatos".


Para el primer supuesto ofrezco mi ayuda, los datos, los estudios, los hallazgos, todo aquello aprendido y desaprendido durante estos años. El tipo de datos que ofrezco es un volumen nada despreciable y con una base sólida de pruebas analíticas y hallazgos que dificílmente podrían llegar a tener en sus consultas.Todas estas pruebas han sido entregadas por los propios dueños esperanzados en que un día se encuentre una cura a esta maldita enfermedad del PIf o... no se realicen diagnósticos equivocados.


Para el segundo supuesto, no tengo ni fuerzas ni ganas. La soberbia profesional es un virus que no tiene cura, ni aunque pasen 100 años.


_____________________________________________________________________
La información que se ha expuesto en todo este blog está destinada exclusivamente a los interesados de dueños de gatos enfermos con un diagnóstico inicial de Pif, a veterinario o investigadores que deseen tener en cuenta otras informaciones no publicadas. Pero de ninguna manera pretende ser una instrucción de diagnóstico o terapéutica. En caso de sospecha de enfermedad en su animal, por favor, consulte a su veterinario o profesional de la salud. Yo no soy veterinaria, solo soy una estudiosa, a título personal, de la enfermedad de la Peritonitis Infecciosa Felina, por tanto, no me puedo hacer responsable de cualquier daño que surja directa o indirectamente del uso o interpretación de esta información.
_________________________________________________________________________________

En recuerdo de mi gatita Izka, que, hoy, 8 de JUNIO DE 2017, como no podía ser de otra manera, hace 4 años que murió de PIF.

GRACIAS  a todos por haberme leído y haber confiado en mí y hasta siempre.


SI EL PUZZLE NO ENCAJA DESDE EL PRINCIPIO... NO ES PIF.