Translate

viernes, 17 de febrero de 2017

¿Y si fuesen bacterias? (2ª parte)

COMPORTAMIENTO DE BACTERIAS

http://motivacion.about.com/od/Cuerpo_mente/fl/Como-la-bacterias-intestinales-afectan-nuestro-comportamiento-y-emociones.htm

Tal y como se comenta en este artículo el estrés puede cambiar el equilibrio bacteriano haciéndonos a los humanos más susceptibles a las infecciones, incluso desencadenar reacciones en nuestro sistema nervioso.


Hay un estudio publicado en Brain, Behavior and Immunity en 2011 que sugiere que un cambio en la flora bacteriana puede hacer que animales propensos a infecciones desarrollen inflamaciones intestinales. 
(http://motivacion.about.com/od/Cuerpo_mente/fl/Como-la-bacterias-intestinales-afectan-nuestro-comportamiento-y-emociones.htm)

La experiencia con los casos de estudio que he tenido hasta ahora sugiere que el comportamiento de cualquier bacteria en un ser podría ser extrapolable a animales domésticos que conviven con los humanos, compartiendo ambiente, alimentos y productos de uso. Al fin y al cabo en muchas casas se preparan comidas caseras para los gatos, se utilizan platos, vasos, cuencos y se extienden productos de limpieza por alfombras, mantas y otros textiles que no han sido testados ni preparados como antibacterianos.

Por otro lado, refiriéndonos en concreto a los gatos, existe un estudio muy interesante expuesto por la Dra Addie en su libro sobre Peritonitis Infecciosa Felina (recomiendo su lectura completa, no tiene desperdicio) sobre los diferentes componentes que pueden tener los piensos comerciales y los distintos daños (a medio y largo plazo) que pueden provocar en algunos felinos. Es muy interesante comprobar que existen unos riesgos de enfermedades que no son tenidas en cuenta cuando unos análisis de sangre dan inicialmente valores de pif.

Finalmente, aquellos dueños que dan a sus gatos comidas crudas, carne o pescados crudos, pero sin la debida congelación o el debido hervido previo para matar las bacterias y parásitos que puedan contener los alimentos, visitan a los veterinarios con cuadros de inflamaciones intestinales, alergias y toxicidades difíciles de encuadrar pero que, lamentablemente, muchas veces son encajados rápidamente como un Pif.



ATAQUE Y RESISTENCIA DE LAS BACTERIAS

El comportamiento de una bacteria tiene este ritmo: cuando se produce la infección, si no es tratada la bacteria se aloja en el intestino. Esta zona húmeda es favorable para su desarrollo, los fluidos son un buen lugar para encontrar bacterias.Desde ahí, sin ser contrarrestrada con antibacterianos eficaces, las bacterias se pueden diseminar por diferentes órganos, hígado, riñones, pulmones, activando otras bacterias. el peligro está cuando llegan a formas esporas.


El desarrollo se produce en enjambre (
http://www.agenciasinc.es/Noticias/Desvelan-como-las-bacterias-controlan-su-desplazamiento-en-enjambre)

y recientes estudios han demostrado que existen bacterias que, ante un antibiótico, se desplazan a las zonas en donde ese antibiótico es más débil, es decir, se hacen resistentes para seguir infectando. 

Salmonella entérica es un tipo de bacteria que se comporta produciendo este tipo de resistencia. (ver efectos intestinales que produce en humanos y animales esta bacteria (http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182016000500010&lng=es&nrm=iso)

Pero no sólo esta bacteria puede ser causante de algunos casos, la dificultad radica en que son muchas las bacterias que pueden atacar tanto a un ser humano como a una animal. E. Coli, es un bacilo gram negativo que también se encuentra en el tracto intestinal. La Hemobartonelosis es otra enfermedad bacteriana latente que puede activarse ( y en ocasiones se activa) por episodios de estrés. 

Una de cosas más relevante del estudio de bacterias es que de la misma manera que está latentes, pueden activarse como... desactivarse y parecer que ni han existido. En este sentido juegan un papel muy importante las decisiones que toman las bacterias para calmarse o incluso llegar a esporular. Se ha comprobado que las bacterias establecen algo como una teoría de juegos a la hora de tomar decisiones. El comportamiento de una bacteria resulta fascinante. En este sentido dejo estos artículos que creo pueden ayudar a entender mejor lo que quiero decir.

http://www.datoanuncios.org/?a=36864


http://www.ticbeat.com/salud/logran-predecir-el-comportamiento-de-bacterias-individuales/


Queda aún mucho por investigar en el tema de las bacterias, utilizar probióticos (bacterias vivas eficaces) en algún casos está resultando efectivo para controlar los síntomas o, incluso producir una primera recuperación del gato. Aún queda camino de estudio sobre este tema, pero tiene mucho sentido que si aún no conocemos completamente cómo toman las decisiones de las bacterias, no podemos descartar que sean las propias bacterias las que se encarguen de atacar y anular otras bacterias dañinas en el interior, intentando inteligentemente recuperar el equilibrio de la flora intestinal.


Resultan llamativas las coincidencias en síntomas y comportamiento del gato que he podido encontrar en muchos de estos casos con sospecha de una infección bacteriana.

Las helicobacterias

Este es un texto que he extraído del artículo: https://revistacmvl.jimdo.com/suscripci%C3%B3n/volumen-5/helicobacter/

"Los vómitos crónicos y la gastritis crónica potencialmente sub‑clínica, son las manifestaciones típicas en los perros y gatos con infección por helicobacterias. Cuando existen vómitos en el paciente, generalmente se enfoca el diagnóstico descartando las causas infecciosas, parasitarias, dietéticas, tóxicas, metabólicas y no gastrointestinales de los vómitos, basándose en la historia, examen físico, pruebas de laboratorio, radiografías o ecografías y uno de los últimos recursos diagnósticos que se utiliza es la endoscopia. El estudio endoscópico permite investigar la causa de vómitos de origen gástrico e intestinal superior y por medio de una biopsia gástrica se llega al diagnóstico de infección por helicobacterias (Simpson. K., Burrows. C, 1997)."

Y aquí está el problema: concretamente en esta frase: "generalmente se enfoca el diagnóstico descartando las causas infecciosas, parasitarias, dietéticas, tóxicas, metabólicas y no gastrointestinales de los vómitos, basándose en la historia, examen físico, pruebas de laboratorio, radiografías o ecografías..."

Si los análisis de un gato dan niveles de inflamación o infección,con neutrófilos altos, y al realizar un proteinograma, la A/G es menor de 0,8, algunos veterinarios paran aquí, no miran más, diagnostican una infección virica (PIF). No hacen esa biopsia gástrica. Este artículo es de 1997, de hace 20 años.

Lo que se ha conseguido con la "alarma" provocada por los casos cada vez más frecuentes de "pif", es que se prime este diagnóstico antes que pensar en un tipo de infección bacteriana resistente que pueda provocar síntomas similares. Y ya ni mencionar si el gato presenta una ascitis abdominal, en ese caso, el diagnostico de pif húmedo se impone a cualquier otro.

Tristemente otros veterinarios se basan en las pruebas ELISA o IFI que detectan el título de coronavirus y si éste da positivo comienzan a hablarle al dueño de pif y, los más drásticos, no necesitan más pruebas para empezar a medicarlo como si fuera pif.

Dar positivo a coronavirus en un test no significa que el gato tenga pif. Significa que se detectan anticuerpos luchando contra un coronavirus. Pero no se ha demostrado que ese coronavirus sea el que muta a pif. Para entendernos, si el cuerpo esta luchando contra un coronavirus enterico felino, el que produce diarreas, ese test también da positivo.

Finalmente comentar que una infección bacteriana no tratada con eficiencia puede llegar a producir también síntomas neurológicos. Cuando un gato comienza con convulsiones, espasmos, torpeza en patas, si tiene sobre su cabeza el fantasma de haber sido inicialmente diagnosticado de pif, tiene, prácticamente, la sentencia de su condena. Para complicar más el panorama, en algunos gatos se da una mezcla de pif seco que deriva en sus fases finales en pif húmedo al producirse una vasculitis generalizada. Es muy difícil, por tanto, remontar a una gato que ha dado tantos síntomas de pif... pero la experiencia me ha demostrado que olvidarse por una momento de que es un pif y empezar a tratarlo como si tuviera una infección bacteriana resistente ha logrado salvar algún caso, yo puedo contar en estos momentos muy pocos, pero los hay.

Aporto aquí un cuadro en el que he ido desglosando, por mayoría de casos, los distintos efectos en síntomas, antecedentes y tratamientos tanto para un PIF como para una Infección bacteriana.



Aclaración del cuadro, el nombre correcto del tratamiento es: Polyprenyl Immunostimulant - VetImmune. Es una medicamento que está produciendo mejoras sustanciales en algunos gatos diagnosticados de Pif. Personalmente opino que tal vez no sea Pif lo que tienen pero he encontrado casos presentados por veterinarios convencidos de que es Pif y por tanto prefiero incluir aquí esta nota, ante la duda de que sea o no un diagnóstico correcto.


USO DE CORTICOIDES y CORTICOESTEROIDES

En estos momentos una de las cosas que más me interesa destacar (y voy a dedicarle un post aparte) es la poca efectividad que he podido comprobar tienen los corticoides cuando lo que se está produciendo es una posible infección bacteriana. Aparte de que los propios córticos suministrados de manera continua pueden activar otro tipo de bacterias latentes y complicar el diagnóstico definitivo mucho más, un gato con una sospecha alta de pif, concretda en varias pruebas y con muchas piezas del puzzle encajando parece recuperarse durante un breve período de tiempo. Esto confunde a los dueños que piensan que, con este tratamiento, su gato realmente se está recuperando. Pero esa esperanza dura muy poco tiempo. Todo es ficiticio. Tras ese período, el gato cae en picado, produciéndose la muerte o tomando la decisión de dormirlo para que no sufra, pocos días después.

Sin embargo si ante lo que nos encontramos no fuera un pif, si no una infección bacteriana, los primeros días del gato con unos corticos son malos, el gato se mantiene en pausa o no mejora. Lo que podría estar sucediendo en realidad es que al paralizar la respuesta inmune la infección continua porque no se está atacando el mal. Un gato con una infección bacteriana que tiene un tratamiento de córticos, no tiene esa recuperación "ficticia" esperada. Esta podría ser la alarma para que se comenzara a pensar en que realmente el gato no tiene pif. Afortunadamente algunos veterinarios, cada vez más, toman esta respuesta, junto con la insistencia del dueño en el descuadre de datos, que les ayude a seguir haciendo otras pruebas o mirar más. En aquellos casos en los que el diagnóstico de pif se ha instalado de forma firme en la mente del veterinario no suele haber vuelta atrás.


Existen unas cuantas características comunes a estos casos estudiados con diagnóstico presuntivo de pif pero con altas sospechas de tratarse realmente de una infección bacteriana que quiero dejar expuestas aquí:


1.-Las analíticas tienen datos consistentes con pif pero otros nada consistentes con pif. El puzzle no encaja completamente NUNCA. Uno de los datos más sobresalientes es la glicoproteina acida alfa 1 en la electroforesis, nunca se encuentra elevada en niveles de infección bacteriana. En cambio las gammaglobulinas están muy altas tanto en pif como en otro tipo de etilogías y ese es el valor en el que se basa el veterinario para decir que posiblemente sea pif. Sin embargo, se ha estudiado que unas gammaglobulinas altas pueden deberse también a una infección bacteriana o parasitaria y de ahí no poder precisar bien a cuál de las enfermedades atender.

Este es el comportamiento que sucede en un humano: fuente. https://es.wikipedia.org/wiki/Hiperproteinemia

Al haber hiperproteinemia, el hígado comienza a degradar el exceso de proteínas, lo que produce aumento de la urea, lo cual conlleva a un aumento de la micción debido a la presencia de ciertas substancias en el líquido filtrado por los riñones. Este líquido finalmente se convierte en orina. Estas sustancias provocan que llegue agua adicional a la orina, lo que incrementa su cantidad.

Dejo estas preguntas a consideración de un veterinario
 ¿y si un hígado mermado no puede degradar el exceso de proteínas? ¿y si esa urea+agua no puede ser bien procesada por unos riñones dañados y se produce un trasvase a la cavidad abdominal?. Ascitis?? ¿Porqué a los animales no les puede pasar lo que les sucede a los humanos?

En los proteinogramas aportados una constante es un valor de albumina en cantidades normales junto con un exceso de globulinas, que tienen sus origen en unas gammaglobulinas muy elevadas. Este valor hace que el ratio A/G quede muy descompensado, dando valores de 0,4 a 02, que añaden dificultad al diagnóstico.

He tenido los datos de un gato con una A/G de 1. Esto, descartaría pif de manera inmediata, sin embargo ese ha sido el diagnóstico, porque el resto de piezas encajaban.

Y como he comentado antes, actualmente tengo un caso de un 0,2 detectado en Octubre de 2016... que a Febrero de 2017, cuatro meses después, se está recuperando. ignoro si llegará a recuperarse por completo pero cuatro meses resistiendo ya me parece extraordinario.

Creo firmemente que hay que revisar esta horquilla de 02 a 0,8 para determinar el diagnóstico de un pif.

2.- La evolución de la enfermedad tratada conjuntamente con antibióticos y corticos se estanca, pero si se quita uno de ellos (normal en todo el proceso de recuperación que se vayan bajando los dosis), se acelera.

3.- Los datos en análisis siguientes no son evolutivos, sino dispares, sobre todo a nivel de hematocrito que puede partir de una hematocrito muy fortalecido >40-45% y caer en cuestión de días a <30%, hasta el descenso acusado de la albúmina que hace que baje aún más el ratio A/G hasta niveles de sospecha alta de pif, (menor de 0,6) todo esto desconcierta los diagnósticos en los veterinarios.

4.- En una infección bacteriana, hay leucocitosis pero llegando a niveles de infección. Este dato también es relevante. Una infección tiene una leucocitosis llamativa, pero tratada con antiinflamatorios y antibacterianos puede remitir y descender por debajo de 19.000 unidades por microlito de sangre. 

5.- Casi todos son gatos con una posible infección bacteriana presentan episodios previos de diarrea o vómitos. en ecografías puede observarse una inflamación en alguno de los órganos, bazo, riñones, hígado.

La mayoría de los casos terminan con órganos como intestino, hígado o riñones dañados, las analíticas posteriores confunden porque muestran datos muy dispares.



CONCLUSIONES
Lo mismo si genera líquido abdominal, pleural como si provoca algún tipo de parálisis de patas traseras, con diagnósticos iniciales en los que meninges o nodos mesentéricos se vean afectados, haya sospechas de pancreatitis, colitis o inflamación intestinal, diagnósticos previos de colangitis, lipidosis, reflejados por alteraciones en las enzimas hepáticas, ecografías con sospecha de linfomas o inlcuso granulomas o presencia de costras blanquecinas en algún órgano, por favor asegúrense de que no se trata de algún tipo de bacteria resistente atacando un sistema inmunológico joven o deprimido por alguna causa.

De todos los casos que me han reportado, a día de hoy, unos 120 mientras escribo este artículo, hasta ahora, identificados, se cuentan con los dedos de una mano los que han dado una necropsia o un diagnóstico de Pif muy consistente, en el que todas o casi todas las piezas encajaban, casi todos eran gatos de raza pura.

Espero que esta información les pueda servir de ayuda. Estoy elaborando un post, (que publicaré entre Marzo y Abril) en el que quiero exponer, en base a la experiencia de los casos estudiados, los efectos de los corticoides como tratamiento (cuando el gato pudiera no tener pif). Y también otro post sobre las infecciones parasitarias, otro de los diagnósticos diferenciales que he podido encontrarme que más se confunde con un pif.

****

Nota de aclaración: todos estos datos están sacados del estudio de los análisis y pruebas médicas enviadas por propia voluntad por dueños de gatos caseros, con o sin raza pura, enfermados naturalmente, con un diagnóstico presuntivo de pif o con alta sospecha de desarrollarlo, no infectados de manera controlada en ningún laboratorio. Si alguno de los datos expuestos debe ser rectificado o matizado por favor le pido a los veterinarios que puedan leer esto que me ayuden a corregirlo para que la información final sea la correcta. 

Asimismo pongo a disposición de veterinarios estas pruebas, previo consentimiento de los dueños, si de alguna manera ayudan a estudiar más los diagnosticos diferenciales de esta enfermedad. Las fuentes mencionadas he tratado de que sean lo más actualizadas posible, poniendo los enlaces para que el propio lector analice si la información es fiable y cuándo se ha generado y por quién. 

Tal vez los datos no estén expresados con el vocabulario técnico preciso, ruego al lector que comprenda que yo no soy veterinaria, sólo una estudiosa de una enfermedad, actualmente, muy difícil de diagnosticar cuando no coinciden todos los parámetros hasta ahora validados.

El objetivo de todos estos estudios y exposición ahora de los datos, SOLAMENTE es tratar de aportar la mayor ayuda posible a los veterinarios y dueños de gatos preocupados por sus mascotas, como medida de PREVENCION antes de instaurar un tratamiento ante ciertas enfermedades de los gatos y para aportar la mayor INFORMACIÓN posible en el caso de tratarse de un diagnóstico de Pif consistente y bien testado.

Espero que con esa voluntad de ayuda sea entendido. Muchas gracias.

La información que aquí se expone está destinada exclusivamente a los interesados de dueños de gatos enfermos con un diagnóstico inicial de Pif y de ninguna manera pretende ser una instrucción de diagnóstico o terapéutica. En caso de sospecha de enfermedad en su animal, por favor, consulte a su veterinario o profesional de la salud. Yo no soy veterinaria, solo soy una estudiosa, a título personal, de la enfermedad de la Peritonitis Infecciosa Felina, por tanto, no me puedo hacer responsable de cualquier daño que surja directa o indirectamente del uso o interpretación de esta información.


*****

En mi siguiente post quiero rendir un homenaje a todos esos gatos que he tenido la enorme suerte de "conocer" a través de sus datos. No pondré los nombres de los dueños ni datos personales, respetando su privacidad, pero sí pondré los nombres de estos gatos y gatas, porque se merecen estar reconocidos como los verdaderos artífices de todos los datos que me han llevado a las conclusiones que aquí expongo.

Muchas gracias a todas las personas que han ido confiando en mí, buscando un poco de mayor información, una respuesta a unas dudas difíciles de responder o un simple apoyo emocional ante la incertidumbre o la dureza de sus casos. Todos esos gatos tuvieron la enorme suerte de contar con "sus queridas personas" para pasar al otro lado o recuperarse. Todos, al final, nos vamos, saber que hemos sido queridos, cuidados e intentado todo hasta la saciedad por lograr quedarnos un tiempo más largo, antes de irnos, es el mejor regalo que nos podemos llevar.




Continuo estudiando...

*****

jueves, 16 de febrero de 2017

¿Y si fuesen bacterias? (1ª parte)

Empiezo este post de una manera muy directa y con una pregunta intencionada. Las conclusiones que voy a presentar aquí están basadas en los casos que me llegan, en las pruebas que me envían y en el desenlace de aquellos a los que he podido llevar un seguimiento.

Desde que comencé con esta particular batalla contra el pif me han llegado en total unos 117 casos de felinos enfermos, de los cuales a día de hoy tengo analíticas, pruebas, síntomas y datos de unos 60.

De estos 60 casos, tengo conocimiento, por los propios dueños, de su desenlace en 47. El desenlace, tristemente, casi siempre ha sido mortal. Y los procesos no han ido más allá de un contacto y envío de información y pruebas no superior a 2 meses. Tan solo tengo un puñado de casos, contados con los dedos de una mano, que se han recuperado.

Los casos que se han salvado, hasta donde yo conozco, han sido 7 y han terminado teniendo diagnósticos provisionales o definitivos tan dispares como 2 infecciones bacterianas, 1 colangitis, 1 herpesvirus, 1 hepatitis por virus muy agresivo, una piometra y 1 alergia alimentaria.

De los 40 casos restantes (y este es un dato alarmante) sólo 5 se han desarrollado y concluido como un sospechoso alto de pif y solo 2 se han corroborado como pif con necropsia o biopsia de tejidos infectados.
(Actualmente estudio un caso de un  gatito con un 0,2 de ratio A/G y algunos valores con sospecha de pif, que se está recuperando...)

Con todo esto lo que quiero decir es que continúa siendo muy difícil dar con un diagnóstico certero de un pif desde el principio y, sin embargo, son muchos los casos a los que tengo acceso por haber sido diagnosticados, desde un principio, como Pif.

Yo no soy veterinaria, tan solo una estudiosa de este enfermedad desde que comencé hace tres años a intentar ayudar a dueños desesperados ante la incertidumbre y desasosiego de una diagnostico tan duro de asumir, tan desgastante de sobrellevar y tan cruel de afrontar en su desenlace.

Y en todos los estudios sobre estos casos, casi sin darme cuenta, he ido extrayendo unos valores y "coincidencias" que no puedo evitar ahora publicar ante los datos de una muestra con suficiente entidad como para plantear la pregunta.

¿Y si algunos de estos casos con sospecha débil de pif, hubieran sido realmente infecciones bacterianas resistentes?

He dividido este artículo en partes porque son varios los aspectos que quiero tratar.

Comenzaré por dejar una comparativa de datos que he elaborado entre los hallazgos objetivos con una sospecha de pif y los hallazgos objetivos con una sospecha de infección bacteriana. 

Cualquier veterinario o estudioso del tema que desee aportar o corregir algo es bienvenido. MI intención es la extensión de información cotejada y validada lo más posible. No obstante, si cometo algún error al trasladar esta información, por favor, hagánmelo saber para corregirlo lo antes posible.

COMPARATIVA - PIF VERSUS INFECCIÓN BACTERIANA




Como se puede ver en el cuadro ambos diagnósticos comparten gran cantidad de datos muy similares y solo lo que está marcado en amarillo son los puntos en los que claramente los datos se contradicen por completo.

Los datos amarillos son los que he podido ir entresacando de todos los enviados para llegar a la conclusiones coincidentes que presento. Y estos datos amarillos son los que me parecen suficientemente importantes como para exponerlos aquí ahora.

Estas coincidencias se han dado en más del 50% de los casos que he estudiado, motivo por el cual me he animado a exponer estos datos. Todo hace pensar en algunas conclusiones:

De una muestra de 62 casos de gatos con un diagnóstico previo o firme de Pif:

- Más de 30 casos presentan en las analíticas y el proteinograma datos alejados de un pif, datos que indican que algo "no cuadra".

- 15 casos han sido reportados como pif húmedo. Gatos con líquido oprimiendo abdomen o provocando disnea (respiración rápida) a los que, como primera medida se les ha administrado prednisolona haciendo que el sistema inmunológico deje de luchar, se anule, contra la inflamación que se está produciendo en sus órganos internos. Como segunda medida en algunos de ellos se ha extraído y analizado el líquido dando resultados con sospecha de pif.

- 14 de estos casos no han sobrevivido. Solo un caso de pif húmedo a día de hoy se ha recuperado.

- hasta ahora se ha logrado recuperar ningún caso de pif seco del que haya conocido el desenlace.

- el caso actual que estoy estudiando está en proceso de recuperación por lo que no puedo incluirlo en ninguna estadística.


CONCLUSIÓN
Antes de pensar en un diagnóstico de PIF, por favor analicen y chequeen con todos los medios a su alcance que no se trata de una infección bacteriana.

En el siguiente post hablaré sobre el tipo de bacterias que podrían ser y los síntomas físicos y emocionales que presentan los gatos. Muchas gracias.


(toda la información que aparece en este blog está continuamente actualizándose en sus nuevas entradas, para que en ningún momento una artículo pueda dar datos que ya han sido suficientemente superados por otros nuevos. Por favor, lee siempre los últimos datos de este blog que estarán en las entradas más actualizadas). Uno de los peligros de hacer una búsqueda por contenido es acceder a un artículo que no contenga la última información y no fijarse en la fecha. El Pif es una enfermedad que se está estudiando y en la que se intenta avanzar continuamente, busca siempre información al día (o por lo menos al año).
Gracias y mucho ánimo si estás en el caso de tener que lidiar con esta terrible enfermedad).

viernes, 20 de mayo de 2016

Comentarios sobre el reciente artículo publicado

Quiero dejar este extracto del texto del artículo del Dr. Niels Pedersen cuyo enlace he enviado en el post anterior porque me parece muy interesante lo que comenta.

We also discovered that the FIP virus attacks only a single cell in the body, a peritoneal-type macrophage, and the infection spreads from macrophage to macrophage and not as free virus in the blood. Virus infected macrophages spread the infection to other organs, and can even enter the brain and eyes in some cats and cause neurologic or ocular disease. Infected macrophages in cats destined to develop FIP also cause a generalized suppression of normal immunity through some sort of signaling, thus assuring the virus’ own survival. Cats that are resistant to FIP do not manifest this suppression.

Traducción:
Hemos descubierto también que el virus del PIF ataca solo una célula única en el cuerpo, un tipo de macrófago peritoneal, y la infección se extiende de macrófago a macrófago y no como un virus que circula libre por la sangre. Los macrófagos infectados con el virus extienden la infección  a otros órganos y pueden entrar en cerebro y ojos en algunos gatos y causar una enfermedad neurólogica u oftalmológica. Los macrófagos infectados en gatos destinados a desarrollar Pif también causan una supresión generalizada del sistema inmunitario a través de cierto tipo de señales, reforzando la supervivencia del propio virus. Los gatos que son resistentes a Pif no manifiestan esta supresión de su inmunología.

---------------

- en la mayor parte de los casos que me llegan con una sospecha alta de Pif o confirmados de Pif, hay dos constantes: un aumento de los monocitos que sugieren una inflamación de tejidos y un aumento significativo de las proteínas totales lo que hace que el ratio A/G descienda hasta los valores de O,4 o inferior, entrando en una sospecha alta de Pif.

- cuando existe una monocitosis pero los valores de leucocitos y neutrófilos se mantienen normales existe inflamación pero muy probablemente asociada a una infección bacteriana y no a un Pif.

Es muy interesante, como se apunta en el artículo, el hecho de que el contagio se realice macrófago a macrófago por la posibilidad de llegar a detenerlo y que se produzca esa reconversión.en tan poco tiempo.

Así mismo según los datos que manejo el tiempo de contagio desde que un gato está terminal hasta que se ve afectado otro gato en el mismo hogar, es de unos dos meses lo que explicaría esa lentitud de desarrollo inicial y esa rápida evolución posterior.

Finalmente apuntar que hay que tener cuidado con proteinogramas con valores altos en proteínas totales y globulinas pero con una Albumina en rangos normales. Aunque la A/G desciende y entra en sospecha de Pif por debajo del 0,5 esta elevación puede ser debida a otras causas diferentes de un Pif como una gingivoestomatosis crónica, una enfermedad respiratoria de las vías superiores u otros procesos inflamatorios de carácter crónico.  

Sigamos aportando información sobre esta enfermedad para que sus verdaderos síntomas puedan ser conocidos lo antes y lo más posible. 

Sobre el Pif, siempre consúltese información actualizada. GRACIAS 




jueves, 7 de abril de 2016

Una pequeña luz al final del tunel

Últimos avances sobre el PIF.

ACTUALIZADO A 6 ABRIL 2016

Muchísimas gracias ADOLFO MORERA por el envío de este enlace y tus explicaciones.
Tu gatito Oscar estará orgulloso de ti.

http://journals.plos.org/plospathogens/article?id=10.1371%2Fjournal.ppat.1005531

(está en inglés)

Se trata de un tratamiento, en fase experimental aún, que ha tenido el suficiente éxito como para ser destacable y publicado en una articulo de investigación veterinaria. Un grupo de investigadores parece haber hallado UNA CURA CONTRA EL PIF. Los resultados del tratamiento se pueden ver en 12 días.

Han descubierto un fármaco que impide que el virus se replique. Se inyecta de manera subcutánea y cura al gato en el período de 14/20 días.

Entre los investigadores se encuentra el Dr. Niels Pedersen, mentor de la Dra Addie, que lleva investigando esta enfermedad unos 50 años.

Por favor Adolfo si quieres ampliar o rectificar algo comenta este post.

Encantada de poder compartiros esta noticia.

La luz al final del tunel... más cerca de erradicar el Pif de nuestros corazones.

Un GRACIAS enorme a todos los que estáis contribuyendo en esta lucha con vuesttros datos, vuestros ánimos y esperanza y vuestra rebeldía a no conformaros con la victoria de esta maldita enfermedad.

Ojal este pequeña luz se haga inmensa para todos.

:-)

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Cuando un Pif no es Pif

Continuo extrayendo datos que apunten hacia los diagnósticos diferenciales de un Pif a través de los casos que me llegan y de las analíticas y otras pruebas que generosamente me envían los dueños de sus animales. !Muchísimas gracias a todos!.

Os dejo un listado de síntomas y datos extraídos de los análisis que finalmente apuntan hacia alguno de los diagnósticos con los que se confunde un pif.

DIAGNÓSTICOS DIFERENCIALES DE PIF

Gatos con posible calicivirus
Hematocrito de más de 30%
Hemoglobina baja 
CHCM bajo
Plaquetas Bajas
Bilirrubina directa y total alta
Fósforo alto

Gatos con posible Hemobartonella
Hematocrito de más del 30% o en el límite bajo.
Hemoglobina baja
Albúmina baja. Por debajo del límite inferior.
No hay anemia, si la hay es regenerativa.
Leucocitos, linfocitos y neutrófilos en valores normales.
Los neutrófilos pueden estar algo altos (puede ser debido a estrés).
Cayados algo elevados.
Monocitos en valores normales tirando a bajos.
Resto de analítica normal.

Gatos con posible Colangitis
Marcadores de enzimas hepaticas: GOT /AST muy alto.
Acidos biliares (POS) altos.
Ictericia.
Datos de analíticas muy parecidos a Pif.
En ecografia: (ver más abajo datos de ecografía con sospecha de pif)

Gatos con posible Lipidosis Hepática
Gatos gruesos, con sobrepeso a los que se ha puesto a dieta de manera no progresiva y lenta.

Gatos con posible leucemia, inmunodeficiencia o linfoma
Gatos con hematocrito por debajo del 25%
Gatos con ecografía en la que se observen masas o estructuras hipoecoicas sin definir.
Gatos con algunos de los valores de una sospecha de Pif (no todos)
Gatos con recuento leucocitario muy bajo.
Linfocitos muy altos.

Posibles causas de tener liquido en abdomen/pulmones:
Existen varias causas para la acumulación de fluidos (o edema) en el abdomen: 
sangrado abdominal
cáncer abdominal 
inflamación del recubrimiento del abdomen por ruptura de vejiga
daño en el hígado
bajos niveles de proteína en la sangre (hipoproteinemia). 
Falla cardiaca
Una falla congestiva del lado derecho del corazón, con proteína en la orina y altos niveles de colesterol en sangre.
proceso viral infeccioso (PIF)


DIAGNÓSTICOS CON UNA SOSPECHA DE PIF

Pongo en rojo aquellos valores relevantes en la detección según los últimos casos que me han llegado.

Gatos con un principio de sospecha de Pif seca
Gatos con una analítica de anemia leve. 
Con un porcentaje de neutrófilos tóxicos muy pequeño.
Con un aumento leve de monocitos en dos análisis consecutivos.
Negativos a Felv y a Fiv.
Con linfocitos bajos.
Con una A/G entre 0,5 y 0,4
Con una Albumina baja y cercana al limite inferior.

Gatos con un principio de sospecha de Pif húmeda
Datos de analítica compatibles con sospecha de Pif
Respiración entrecortada y rápida.
Problemas en los ojos, uveitis, cambio de color, precipitados queráticos.
Líquido detectado mediante radiografía/ecografía en abdomen, pulmones o ambos.

Gatos con una sospecha elevada de Pif 
Son negativos a Felv y a Fiv.
Tienen un Hematocrito menor del 30% y mayor del 20%
Eritrocitos muy bajos
Leucocitos altos 
Monocitosis.
Neutrófilos altos 
Neutrófilos en banda y tóxicos altos (80%)
Linfocitos bajos
A/G menor de 0,5
Proteínas totales altas
Globulinas muy altas 
Albumina baja pero sin llegar a sobrepasar indicadores de control más bajos.

Ecografía con sospecha de Pif
Ganglios inflamados
Esplenomegalia/hepatomegalia.
Estructuras hipoecoicas compatibles con piogranulomas.
Líquido en pleura o abdomen.

LIQUIDO DE PIF
Análisis de un líquido con sospecha de Pif.
Color paja (amarillento) con hilillos de fibrina.
El test de Rivalta debería ser positivo.
La relación albumina/globulina debe ser menor de 0,4 (o al menos menor de 0,8). 
La AGP debería ser alta (por encima de 1500 microgramos/ml.
La citología debería revelar pocas células nucleadas, las cuales serían principalmente neutrófilos y macrófagos, no linfocitos. 
La efusión debe ser estéril.
Se debe de clasificar como un exudado.
El total de proteínas en la efusión debe estar por encima de 3g/l.
En un caso con alta sospecha de pif puede llegar a 12-14g/dl.
En una electroforesis el porcentaje de gammaglobulinas debe ser superior al 33% de las proteinas totales.

FACTORES QUE PUEDEN INFLUIR EN EL DESARROLLO DE UN PIF

Uno de los aspectos más problemáticos de un Pif es su detección temprana.
En todo este tiempo he observado que un gato con un título alto en coronavirus (superior a 1/640 en test) tiene más posibilidades de desarrollar PIF, sí y solo sí, no se tienen en cuenta ciertas circunstancias.

He hecho una recopilación de estos elementos que podría llevar a que se provocara la mutación a Pif de un coronavirus entérico felino.

Un título alto de coronavirus (por encima de 1/640) junto con:
- cualquier tipo de estrés continuado (llegada nuevos animales, bebé, cambio de hogar, traslado o viaje largo, etc)
- una vacunación pentavalente (los síntomas de pif se deben empezar a dar uno o dos meses después de ser vacunado)
- la castración
- la vacuna contra el pif
- un elemento tóxico (planta. medicina humana, carne mal procesada, especias en comida casera)

Por tanto, si tu gato ha dado un título alto de coronavirus intenta lo más posible minimizar su estrés, aplaza su castración o vacunación si ello es posible, no alteres su ritmo de vida e intenta no abordar la curación de sus pequeñas incidencias potenciando sus sistema inmunológico con Lysina o cualquier otra medicación que conlleve esforzar su inmunología.

______________________________________________________________________
IMPORTANTE: dar corticoides a un gato mal diagnosticado de Pif, puede ser tan mortal como el desarrollo de un PIf. Por favor, si no estás seguro del diagnóstico no le des corticos que anulen lo único que podría salvarle: su propio sistema inmunológico.
Si por el contrario tienes seguro que es un pif los corticos le aliviaran, son paliativos pero le hacen llevar una calidad de buena hasta el final.
______________________________________________________________________

Importantes investigadores del PIF:
Dra Addie
Hartmann K et al.
Mullin CH
Pedersen  NC
Sabshin SI
Wang YT et al.

FUENTES MENCIONADAS


European advisory board on Cat Disease (ABCD) Guides



-----------------------------------------------------------
(toda la información que aparece en este blog está continuamente actualizándose con nuevas entradas, para que en ningún momento una artículo pueda dar datos que ya han sido suficientemente superados por otros nuevos. Por favor, lee siempre los últimos datos de este blog que estarán en las entrada más actualizadas). Uno de los peligros de hacer una búsqueda por contenido es acceder a un artículo que no contenga la última información y no fijarte en la fecha. El Pif es una enfermedad que se está estudiando y en la que se intenta avanzar continuamente, busca siempre información al día (o por lo menos al año).
Gracias y mucho ánimo si estás en el caso de tener que lidiar con esta terrible enfermedad).





miércoles, 7 de octubre de 2015

Últimos datos actualizados sobre Pif

COMPARAR DATOS PARA EXTRAER UNA POSIBLE CAUSA DEL PIF

Continuo realizando comparativas entre los diferentes hemogramas y proteinomas que me envían y los que estudio de otros casos externos, intentando encontrar un factor común que ayude a identificar ciertos datos que se repiten de manera uniforme en gatos con diagnóstico sospechoso de Pif. Esta comparativa me lleva finalmente, a identificar de manera mucho más clara lo que es un diagnóstico equivocado de Pif.

Cuanto más investigo y comparo esos parámetros más me doy cuenta de varios detalles. Los dejo aquí por si a alguien le pudiera servir en su lucha contra el Pif.

Distingo tres tipos de afecciones en los gatos atacados por un virus. 
1.- Los gatos que derivan en una sintomatología clara de Pif con evidencias en analítica y de pronóstico muy malo, fatídicamente mortal.
2.- los gatos casi asíntomos que son afectados mínimamente y se recuperan con facilidad.
3.- un tercer grupo de gatos que derivan en enfermedades no mortales pero de tratamiento y recuperación más lenta, en ocasiones de desenlace fatal por falta de resistencia o agotamiento mental y emocional de los cuidadores o del propio animal.

Causas: la causa que se repite constantemente de una u otra manera es el estrés, las bases de ese estrés pueden ser muy diferentes:

1.- un cambio de lugar o costumbres
2.- un nuevo ambiente
3.- una disminución de la ingesta de alimentos, por no gustar alimento u otra causa 
4.- castración, vacuna, medicina que comprometa su sistema inmunitario.
5.- alguna inquietud generada en el gato ante una diferente situación a su situación de supervivencia normal.

Es decir, en mi opinión, y en base a los datos de análisis que hasta ahora he podido investigar, unos 30 casos reales con diferentes analíticas, en todos y cada uno de ellos existe en el gato enfermo un virus latente que ha "despertado", asociado a un cuadro de estrés. Como causas secundarias, no por ello menos relevantes estarían: una predisposición genética o un contagio directo.

Por tanto, si nos atenemos al factor estrés como principal desencadenante de síntomas  hay que hablar de un sistema inmunológico deficitario o deprimido para que se provoque  la mutación fatal de un coronavirus entérico felino a un Pif.

En atención a este dato, continuo investigando qué elementos del sistema inmunitario se ven comprometidos ante un cuadro de estrés intenso y prolongado porque puede que ahí esté la clave de la activación de una monocitosis, inicio clínico de una sospecha de inflamación en el cuerpo.

Es aquí donde quiero detenerme a dejar claro un tema que me parece importante.

El Pif es una enfermedad que llevan más de 30 años estudiando. Si fuera una enfermedad sencilla ya habrían encontrado una cura, una causa de desarrollo, contagio, etc, pero no es así.
Los numerosos estudios de veterinarios que se pueden encontrar en internet sobre esta enfermedad y están actualizados, son muy valiosos porque ofrecen un complemento de datos muy necesario. Las investigaciones prosiguen y siempre hay datos actualizados que añadir. Mantener este blog completamente actualizado requiere de un tiempo del que no siempre dispongo.

Sin embargo cuando cualquier persona escribe a mi correo o comenta en este blog preguntando por un caso concreto, aportándome algo más de información o corrigiendo algún dato que yo haya puesto en algún post, siempre respondo, en el menor tiempo posible. Cuando se trata de un dueño angustiado por la vida de su felino, respondo muchísimo más rápido, tanto como los medios tecnológicos me permitan.

Si alguien quiere hacerme llegar las analíticas o test de su gato que se ponga en contacto a través de mi correo. La lucha contra el Pif pasa por estar lo más informados posible sobre esta enfermedad, características, etapas, tratamientos, etc. La decisión final es del dueño, solo de él o ella.

Si algún veterinario lee esto y cree que esto es una injerencia en su profesión solo quiero decirle, solo intento ser un aporte de información para quien no esté versado en este tema, mis fuentes son veterinarios acreditados s los que nombro siempre. Yo no soy veterinaria, mi campo profesional está muy alejado de esta profesión. Descubrí que había muy pocos datos en Castellano sobre esta enfermedad y trato de estar al día en cualquier avance o descubrimiento para poder darlo a conocer.

El veterinario que conoce todo lo necesario sobre esta enfermedad del Pif tranquilizará al dueño, le dará toda la Info necesaria y no tendrá que acudir a estas páginas. Estas páginas solo las leen los que tienen un animal diagnosticado de Pif y no tienen el arropo de más información, su veterinario ha desahuciado a su gato por considerarlo "irrecuperable"  o son personas con gatos con síntomas dudosos y desesperados por no saber qué pasos dar ni qué consecuencias tendrán y no encuentran a nadie que pueda comprender su caso y su situación.. Es a esas personas principalmente a las que intento ayudar con esta información y la aportación de datos de que dispongo.

Gracias por leerme, muchísimas gracias a todos los que confían en mí y en mi buena voluntad de ayudar sin pedir nada a cambio y ojalá se tenga cada vez más datos y más información sobre esta terrible enfermedad para no hacer pasar a dueños y gatos por el doloroso proceso de un diagnóstico equivocado.

Continuo luchando...